Clínica de manejo integral, pionera en Colombia
Plásticos y bariátricos unidos contra la obesidad

El Centro de Excelencia para la Obesidad, en Cali (Colombia), es el primero en el país que acopla la experiencia de cirujanos plásticos reconstructivos y cirujanos bariátricos con el fin de brindar un tratamiento completo a las personas que se someten a procedimientos para reducir de peso.



Lina Caicedo Naranjo
Editora


La obesidad es un desorden metabólico que para su tratamiento requiere un grupo interdisciplinario capaz de afrontar y subsanar los problemas de salud física y mental que soportan las personas que tienen problemas del metabolismo como consecuencia del sobrepeso. Por esta razón, médicos colombianos de diferentes especialidades (internistas, cirujanos bariátricos y de plástica reconstructiva, así como psicólogos, psiquiatras, endocrinólogos, nutricionistas y enfermeras) unieron esfuerzos y conocimientos, y con el aval del Centro Médico Imbanaco de Cali, constituyeron el primer grupo de especialistas en el país y (CONFIRMAR) la primera clínica especializada en la recuperación integral del paciente sometido a cirugía bariátrica.

El Centro de Excelencia para la Obesidad (CEO) nació bajo la premisa de que las cirugías plástica y bariátrica necesariamente se complementan y correlacionan, pues, tras una operación de reducción de peso, aparecen colgajos o sobrantes de piel que producen alteraciones morfológicas, dolores, dermatitis e incapacidad, situaciones que afectan el estado físico y emocional del paciente y pueden, a través de la cirugía plástica, solucionarse de tajo y sin complicaciones.

Al respecto la doctora Paola Kafury, cirujana plástica y reconstructiva del CEO, explica que la pérdida de un gran porcentaje de grasa provoca la aparición de estos colgajos principalmente en zonas como el abdomen, los brazos y las piernas. Estos sobrantes deben eliminarse por medio de cirugía plástica reconstructiva. Para el doctor Alberto Cardona, internista del mismo Centro, en los casos más extremos de obesidad mórbida, la cirugía bariátrica no es la solución definitiva, como se cree, sino el comienzo de un proceso que puede ser complejo y largo. La mayoría de pacientes que acuden al CEO comparten características muy particulares de una compleja problemática, que demanda un trabajo integral, es decir, un grupo médico interdisciplinario capaz de dar respuesta a un problema cuya solución debe abarcar un proceso que puede conducir a la cirugía bariátrica, luego a la cirugía posbariátrica y posteriormente a un período de acomodamiento a su nueva condición de vida, física y emocional.

“Por esta razón el paciente que se somete a una cirugía para reducir de peso debe recibir el acompañamiento de un equipo médico capacitado, hasta el momento en que por sí solo pueda manejar las herramientas para afianzar conductas alimentarias adecuadas y se adapte a su nueva condición de vida”.



La labor del CEO integra la evaluación del paciente en consulta médica, el abordaje preoperatorio, el paso por cirugía y su adaptación a su nueva imagen. “Queremos ofrecer a nuestros pacientes un tratamiento ideal. Que sepa que al ingresar a nuestro servicio, manejaremos su problema de principio a fin”, señala el doctor Luis Fernando Álvarez, especialista en cirugía bariátrica, del CEO.

El valor agregado
Hasta el momento, como ocurre en todo el país, el grupo de cirugía bariátrica trabaja en forma independiente del de cirugía plástica reconstructiva. Pero, gracias a la iniciativa de los médicos colombianos, se ha logrado que el tratamiento de la obesidad se realice a través de un proceso continuo y complementario que atiende a la necesidad urgente de ofrecer respuestas definitivas a esta patología. “Se trata de un grupo único en Colombia, con un factor adicional: todos los especialistas están dentro de la institución”, señala el doctor William Duarte, gerente clínico del Centro Médico Imbanaco.

Los dos equipos médicos (para bariátrica y plástica reconstructiva) suman una vasta experiencia en los últimos cinco años. Datos suministrados por el Centro Médico Imbanaco demuestran que, desde el año 2003, el equipo de cirugía bariátrica ha desarrollado 617 procedimientos quirúrgicos entre cirugía bariátrica, implante de baypass gástrico y de banda gástrica e intervenciones mediante la técnica de gastrectomía vertical. Por su parte, en los últimos tres años, 320 pacientes han sido atendidos para ser sometidos a cirugías reconstructivas, lipectomía abdominal (reconstrucción del abdomen), suspensión corporal inferior (procedimiento para recortar los sobrantes de piel de las partes inferiores de espalda y piernas) y mamoplastia (reconstrucción de mamas), entre otras.


Los servicios
Del CEO forma parte un grupo de apoyo que constituye uno de los más importantes soportes, tanto para quienes cumplen su proceso de recuperación y adaptación posquirúrgica, como para aquellos que llegan a iniciar el tratamiento contra la obesidad. Allí reciben asesoría o respaldo en diferentes campos que tienen que ver con el problema:

Imagen corporal: correcta visualización de la nueva imagen. Aunque la figura ha disminuido ostensiblemente, en algunos casos el paciente siente que no coincide con la figura que él fantaseaba tener.

Hábitos alimentarios: la cirugía no es una alternativa para no hacer un plan de alimentación saludable, sino un mecanismo que le facilita al paciente comer mejor y bajar de peso simultáneamente.
Actividad física: complementar el mantenimiento del peso logrado y mejorar el estado físico en general, con ejercicio adecuado para cada paciente.
Psicología: terapias individuales o de grupo con el acompañamiento de psicología y psiquiatría.
Club del obeso: se realizan reuniones para compartir experiencias de los pacientes, se programan diferentes talleres y cursos relacionados con programación neurolingüística, cocina, imagen, crecimiento personal, etc.

Los testigos del éxito
Nelson* inició hace dos años el tratamiento para obesidad. Fue evaluado por medicina interna, nutrición, psicología y preparado para el procedimiento quirúrgico. Desde entonces no solo logró pasar de 140 a 70 kilos, tras una cirugía de bypass gástrico, sino que en el momento moldea su figura a través de la cirugía reconstructiva posbariátrica del programa de tratamiento para la obesidad del CEO. “Tuve nutricionista, cuando se pensó que mi problema era de dieta. Luego fui al psicólogo porque lo mío pasaba por períodos de ansiedad que me hacían comer en exceso.

Finalmente recibí atención del cardiólogo y del ortopedista”, cuenta Nelson, quien además cumple su proceso de transición y forma parte del grupo de apoyo para pacientes, familiares y amigos, mediante el cual se tratan temas relacionados con la obesidad y sus complicaciones, antes y después de la cirugía. Allí comparte su experiencia con personas que ingresan al programa y participan de actividades lúdicas, recomendaciones en estética, imagen corporal, crecimiento personal y lo nuevo en alimentos dietéticos que se encuentran en el mercado.

El obeso
Por lo general, las personas con problemas de obesidad, en sus diferentes niveles, son personas pasivas, reprimidas, tímidas, que no se sienten bien con su imagen. Su gran apetito obedece a una actitud de escape, comen de manera compulsiva. No se pueden acomodar al grupo social en que viven y hasta se sienten rechazados. “Se trata de una grave problemática que afecta su salud física y mental”, señala la doctora Vilma Rengifo, psicóloga del Centro de Excelencia para la Obesidad (CEO) del Centro Médico Imbanaco.

Datos de la Organización Mundial de la Salud confirman que 9 de cada 10 personas con problemas de obesidad y sobrepeso no desarrollan ninguna actividad física o deporte. Siete de cada 10 tienen depresión y ansiedad y comen de manera compulsiva. Esto automáticamente agrava su problemática.

 

 

 
COPYRIGHT © 2008 LEGIS S.A.
 
 
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.
Reproduction in whole or in part, or translation without written permission is prohibited.
All rights reserved